lunes, 14 de agosto de 2017

sábado, 12 de agosto de 2017

Suena a chiste de mal gusto ... by Mark de Zabaleta


Es obvio que los políticos tratan de vendernos que la famosa Crisis ha terminado, y que, por fin, la economía española ha recuperado el nivel que tenía hace diez años.  Al final del primer semestre el PIB ha estado en los 1,13 billones de euros, contra los 1,12 billones de euros a la finalización del 2008.  Lleva dos años creciendo a un ritmo interanual de más del 3 por ciento.
Ciertamente ha sorprendido la aceleración de la economía en el segundo trimestre, pero no nos engañemos, porque básicamente son las empresas exportadoras las que han funcionado, realizando una importante inversión en equipamiento.
La demanda interna de las familias ha crecido un poco, tras varios años sin poder gastar en nada, y este año hasta puede que se vayan unos días a la playa…
El déficit del gobierno del PP es realmente descomunal, y sigue habiendo un paro que no saben solucionar.
Las grandes cifras Macroeconómicas pretenden camuflar una cruda realidad. Cuando acabe la temporada turística las cifras de desempleo volverán a dispararse.
Es verdad que el empleo ha subido el primer semestre con 500.000 puestos de trabajo, y que ha recuperado 2,4 millones de empleos desaparecidos con la crisis, pero aún queda mucho para los 700.000 empleos que faltan. Y tenemos 1 millón menos de cotizantes en la Seguridad Social que en 2008…
Y esto se complica por la ingente cantidad de empleos temporales que tenemos en España. Cuando pase el período veraniego comprobaremos de nuevo el problema. No nos engañemos, seguiremos en el famoso 20% de paro.
Y aquellos que tienen un trabajo saben bien que los salarios están anclados con el paso del tiempo, aunque España vaya bien para las Bolsas de Valores y para este Gobierno mariano…
Ya lo dijo Goebbels:
“Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad.”
¡Ya no estamos en crisis!

Mark de Zabaleta


jueves, 10 de agosto de 2017

Debéis seguirle el humor ... by Mark de Zabaleta

“Si el partido principal, sea el pueblo, el ejército o la nobleza, que os parece más útil y más conveniente para la conservación de vuestra dignidad está corrompido, debéis seguirle el humor y disculparlo. En tal caso, la honradez y la virtud son perniciosas.”
(Nicolás Maquiavelo)