viernes, 19 de agosto de 2022

Y los cuadros de Van Gogh no se vendían ... by Mark de Zabaleta

 


“No puedo cambiar el hecho de que mis cuadros no se vendan. Sin embargo, el tiempo hará que la gente reconozca que mis cuadros valen más que el valor de las pinturas utilizadas en él”

(Vincent Van Gogh)


miércoles, 17 de agosto de 2022

Una ilusión, una sombra, una ficción ... by mark de zabaleta

 


“¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.”

(Pedro Calderón de la Barca)

 

sábado, 13 de agosto de 2022

Pero la falta de lluvia no es el problema ... by Mark de Zabaleta

 


Siempre ha habido, y habrá, sequías en España. En el histórico de observaciones encontramos años muy secos en distintas décadas tanto del siglo pasado como de este nuevo XXI:

1901-03, 1905-07. 1912, 1914-18. 1921-23, 1929. 1933-35 1938. 1944-46. 1954-55.

1964. 1973-74. 1981-83. 1990-1995. 2000-2001. 2005-2009. 2017-2018 y ésta 2022-?

Ciertamente hay muchos más años de sequía en nuestra península, aunque hay que destacar el largo período de 1943 a 1955 (trece años) Eran años con muy poca lluvia, algo “normal” en tierras españolas. Y todavía no se hablaba del cambio climático…

Es importante destacar la inmensa infraestructura hidráulica construida en un plazo récord durante la era de Franco (le llegaron a llamar Paquito el de los pantanos). En 1942, los regadíos afectados por obras estatales se extendían a 460.000 hectáreas, mientras que en 1972 (antes del trasvase Tajo-Segura) se elevaban a 1.660.000 hectáreas, o sea, en 30 años se cuadriplicaron las superficies de regadíos existentes.

Los hechos son incontestables. De los diez pantanos más grandes de España, uno se terminó en 1935, el Embalse de Ricobayo (Zamora), que embalsa 1.200 hectómetros cúbicos, ocho durante el régimen franquista y el décimo, el Embalse de la Serena en Badajoz, que se empezó a construir durante los famosos “Planes de Desarrollo” de los 70, aunque se finalizó en 1989. Tiene capacidad para albergar 3.220 hectómetros cúbicos y es el tercer embalse más grande de Europa.

Desde aquellos tiempos no se ha hecho NADA de NADA. El problema es que en 1950 había que dar de beber a 28 millones de personas y en 2022 España tiene 47,5 millones de habitantes. Una pequeña diferencia para nuestros “ilustres” políticos de la democracia.

Leía recientemente en la revista “El Salto”: “Estamos a un paso de que se produzca un colapso hídrico en varias regiones de nuestro país, pero la falta de lluvia no es el principal problema. La producción del regadío se lleva del 85 al 93% del agua embalsada. Y esto tiene muy poco que ver con la soberanía alimentaria: el 75% de la producción hortofrutícola se destina a exportación.”

Este Gobierno “socialista” está más preocupado por Europa y por hacer un gaseoducto que por solucionar el problema del agua en España…

Ya saben lo que dijo Galbraith: “Aunque todo lo demás falle, siempre podemos asegurarnos la inmortalidad cometiendo algún error espectacular” ...

¿No les recuerda a ningún “político”? …

 

 Mark de Zabaleta


viernes, 12 de agosto de 2022

Privado de lo humanamente más necesario ... by Mark de Zabaleta

 


 

“Quien se ha visto, desde la cuna, privado de lo humanamente más necesario, es difícil exigirle la misma facilidad para comprender lo de la buena vida que a los que tuvieron mejor suerte. Si nadie te trata como humano, no es raro que vayas a lo bestia...”

(Fernando Savater)


domingo, 7 de agosto de 2022

Es la marca del anticristo y se utiliza como la marca del mal ... by Mark de Zabaleta

 


 

El número 666 se ha atribuido al diablo. Es la marca del anticristo y en muchas películas se utiliza como la marca del mal. Vemos el número 666 y nos llama la atención, por esa cifra demonizada, basándose en el Apocalipsis de San Juan.

En el Apocalipsis 13:18 se dice: “Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, que calcule el número de la bestia, porque el número es el de un hombre, y su número es seiscientos sesenta y seis” …

Ciertamente preocupante. ¿Es verdad lo de este número?

Porque cabe interpretar que lo que San Juan quería con sus Revelaciones no era predecir el futuro del mundo, sino atacar al Imperio romano, usando eventos contemporáneos y tradiciones apocalípticas antiguas, entonces quizás podemos mirar con otros ojos esta complicada profecía del 666, el número de la bestia.

Porque “la bestia” podría referirse al cruel emperador Nerón Claudio César Augusto Germánico …

El reinado de Nerón se asocia a la tiranía y ​se le recuerda por una serie de ejecuciones sistemáticas, incluyendo la de su propia madre y la de su hermanastro Británico, y como un implacable perseguidor de los cristianos.

En los alfabetos griego y hebreo cada letra tenía un número correspondiente, y la suma de estas puede generar un código numérico.

Escribiendo el nombre en hebreo de Nerón Cesar, quien fue emperador del Imperio romano desde el año 54 d.C hasta el 68 d.C., los números que corresponden a cada letra son: 50 + 200 + 6 + 50 y 100 + 60 + 200.

Y la suma es... 666

Parece más lógico interpretar que san Juan se refería al extravagante Nerón, aquel que tocaba la lira mientras Roma ardía, perseguidor implacable de cristianos y asesino de su madre y hermanastro …

En todo caso, el 666 ha guardado su “magia” gracias al libro de San Juan …

“Abominas el nombre del diablo, y en oyéndole te santiguas, y eres tú mismo aquel diablo que aborreces.” (Erasmo de Rotterdam)

 

Mark de Zabaleta


lunes, 1 de agosto de 2022

Todos me parecen igualmente limitados ... by Mark de Zabaleta

 


“No tengo simpatía alguna por ningún partido político o, mejor dicho, los aborrezco a todos, porque todos me parecen igualmente limitados, falsos, pueriles, empleados en lo efímero, sin visión de conjunto y sin elevarse jamás más allá de lo útil.”

(Gustave Flaubert)

 

sábado, 30 de julio de 2022

Lo cierto es que Rossini, ya mayor, contaba ... by Mark de Zabaleta

 



Gioacchino Rossini (1792/1868) es uno de los músicos más famosos del siglo XIX. En España tuvo gran popularidad, tanto por sus óperas “bufas” como por sus aportaciones al mundo de la ópera “seria”, y siendo muy poco posterior a Mozart y contemporáneo de Beethoven, se le consideraba “el mejor músico de todos los tiempos” …

Entre 1815 y 1822, compuso dieciocho óperas, y en 1816, compuso la que se convertiría en su obra más conocida: El barbero de Sevilla. Ya existía una ópera popular con ese título de Paisiello y la versión de Rossini recibió curiosamente el mismo título.

Al contrario que otros compositores de su tiempo, Rossini tuvo fama y riqueza desde el principio. El “Cisne de Pésaro” era gran aficionado a la gastronomía y otros placeres…

A la edad de 37 años, tras el estreno de “Guillermo Tell” en 1829, Rossini entró en una larga etapa de inactividad creadora. 

Tras veinte años de una brillante actividad de producción, se sumió en un período de sorprendente vacío en los cuarenta años que transcurrieron hasta su muerte en 1868.

Aunque no volvió a componer otra ópera, no abandonó el mundo musical y se hizo cargo de la dirección del Théâtre-Italien de París y del Liceo de Bolonia,  y siguió componiendo algunas obras breves y música religiosa. Una de las pocas obras tardías de Rossini fue su Petite Messe Solennelle, estrenada en 1864. Hay que escucharla para calibrar la genialidad del compositor. En el mismo año, Napoleón III lo nombró gran oficial de la Legión de Honor.

Un historiador observa que, aunque el relato de la vida de Rossini entre 1830 y 1855 resulta deprimente, “no es exagerado decir que, en París, Rossini volvió a la vida”.

Son muchas las teorías que tratan de dar respuesta a este silencio en un artista consagrado, desde el hastío hasta la falta de necesidad, dada la riqueza que ya había acumulado, algunos creían incluso que temía compararse a los nuevos talentos musicales…

Lo cierto es que, ya mayor, Rossini comentaba “Después de Guillermo Tell, un éxito más en mi carrera no añadiría nada a mi prestigio; en cambio, un fracaso podría afectarlo. Ni tengo necesidad de más fama, ni deseo exponerme a perderla”.

En Economía, en el Mundo de los Negocios, y sobre todo en política ¿No deberían aplicar esta reflexión?

Mark de Zabaleta